Nacimos para ser Escuchados

desde el momento en que nacimos supimos que pertenecíamos a esta tierra
respiramos el aire aunque nadie nos enseñó como,
llenamos nuestros pulmones con el y levantamos nuestros puños cerrados al cielo sobre nosotros,
sabiendo que podíamos llegar a mas, gritando como que nacimos para ser escuchados

y nos habrán abatido, nos habrán herido pero
desde el momento que llegamos aquí sabíamos que no podíamos ser silenciados,
no por los poderes en los grandes edificios blancos o por nadie mas,
no cuando somos los que ponemos su hambre en nuestros hombros y avanzamos

y desde el momento en que nos encontramos los unos con los otros supimos que éramos sólidos,
sólidos como la tierra donde nos paramos, sólidos como los colores que creamos,
cuando el negro y el mestizo se unen y sabemos que somos inquebrantables
sepan que no nos pueden fracturar por medio de nuestros cuerpos, nuestros vientres, nuestras
huellas digitales

estos son nuestros cuerpos, no piezas de las que se pueden adueñar y subastar por lucro, entonces
de ahora en adelante, sigamos luchando, sigamos gritando,
gritando como que nacimos para ser escuchados, para decir
si, somos humanos, y si, estamos aquí para quedarnos

— Maisha Z. Johnson