Misión, Visión, Valores

MISIÓN

Fundada en 1979, CUAV trabaja para fortalezer la comunidad LGBTQ (lesbiana, gay, bisexual, transgénero, y de personas de ambiente) para transformar  la violencia y la opresión. Apoyamos la sanación y el liderazgo de las personas afectadas por el abuso. También movilizamos segmentos mas extensos de la sociedad para reemplazar ciclos de trauma con ciclos de seguridad y de liberación. Como parte de un movimiento de justicia social más amplio, CUAV trabaja para crear comunidades verdaderamente seguras donde todos pueden prosperar.

VISIÓN

La visión de CUAV es un mundo seguro y con esperanza de superación donde todos pueden prosperar. Vivimos en comunidades poderosas organizadas a base de una liberación colectiva, en contra del abuso y  la explotación. La violencia y el trauma se convierten en oportunidades de practicar la transformación individual y colectiva. Todo ser viviente es valorado como parte vital de algo mas grande.

VALORES

  • Liberación: Creemos que todas las formas de opresión y violencia están entrelazadas y se alimentan mutuamente. Por lo tanto, nuestras liberaciones están fundamentalmente conectadas. Nuestro trabajo busca desarrollar vidas, relaciones y comunidades organizadas alrededor de posibilidades individuales y colectivas de autodeterminación para todos.
  • Sanación: El proceso de sanación abre puertas a capacidad de recuperación y resistencia así como a la creatividad. Creemos que las semillas de la sanación están dentro de todos nosotros. Nuestro trabajo procura construir nuestra capacidad individual y colectiva para sanar todas las formas de violencia y traum.
  • Transformación: Buscamos transformar las condiciones individuales, culturales e institucionales que apoyan la violencia, y así transformarnos a nosotros mismos a lo largo de este camino. Este proceso de recuperación involucra a individuos y comunidades en la creación de un mundo seguro, un mundo justo.
  • Seguridad Mutua: Todos merecemos ser libres de la violence en nuestras relaciones y comunidades. Nuestra seguridad no tiene que venir a costo de la seguridad del prójimo.
  • Comunidad: La comunidad que apoya ayuda a conectar y curar el aislamiento y la vergüenza que a menudo acompaña a un trauma. Buscamos crear comunidades seguras de sanación, donde cada miembro es valorado y nadie es desechable.
  • Liderazgo: La práctica del liderazgo restaura la integridad y plenitud perdida o disminuida a raíz de un trauma, y nos ayuda a tomar control de nuestras propias vidas. Creamos oportunidades para que nuestras comunidades construyan soluciones a los problemas que enfrentamos.