Escuchando a mi telaraña

Estoy imaginándome cómo se sentiría a moverme como una araña. Paciente y constante. Construyendo mi telaraña a mi alrededor, basada en lo que quiero y lo que necesito para sentir paz y gozo.

El mes de Mayo ha sido todo sobre escuchar nuestros deseos y nuestras necesidades aquí en CUAV. Cada semana, los participantes se han reunido con nosotros para compartir generosamente lo que esta práctica significa para nosotros como trans y personas de ambiente, sobrevivientes de la violencia. Y me he dado cuento esta sanazion comunitaria alimenta una necesidad mía. Estoy tomando un riesgo al expresar mis deseos y necesidades. En el pasado, ha sido difícil para mí saber lo que realmente quiero. A veces, ha sido difícil sentir que merezco tener lo que quiero, y ha sido aún más difícil confiar en que no me sentiré decepcionada si trato de satisfacer mis deseos y necesidades.

Ahora, tengo una mejor idea de lo que quiero y necesito, basado en  lo que es mejor para mí. Y tengo un grupo de personas en CUAV que también están tomando riesgos valientemente, hablando de lo que realmente quieren y necesitan. Es reconfortante saber que todos estamos creciendo juntos as practicar el ponernos primero a nosotros mismos. Poniéndome primero es, sin duda algo nuevo para mí. Pero incluso aunque me enrede un poco en mi telaraña mientras aprendo como moverme como una araña, sé que mi comunidad no me dejara caer. Ya me siento muy honrado, sólo para sintonizarme con lo que quiero y necesito. Y eso es un gran comienzo.