Deseos de Invierno

Ésta es una época del año para hacer deseos. Cuando era niño, mi deseos frecuentemente implicaba cosas materiales. Incluso desear juguetes y regalos significaba creer en algún tipo de magia en el aire. Si yo sólo deseaba lo suficiente, yo creía que todos mis deseos se harían realidad.

Estos días, la vida se siente un poco menos mágia. La realidad de la injusticia y la opresión están conmigo todos los días, y sé que por más fuertemente que sean mis deseos no se harán realidad milagrosamente, sea material, como un vestido nuevo, o algo más intangible, como el fin de la violencia en las comunidades de ambiente y trans. Ya no se si creo en la  magia. Pero ahora creo en algo aún mejor.

Creo en mi propio poder.

En CUAV, hemos estado celebrando nuestra capacidad para hacer peticiones, y para recopilar información a base de cómo responden los demás a esas solicitudes. “Creer lo que veo, oigo y siento”, lo que significa que puedo confiar en que la respuesta de una persona a mi solicitud me da información acerca de su voluntad de respetar mis necesidades. También puede significar que cada solicitud que hago demuestra mi poder de perseguir lo que es mejor para mí. Yo no tengo que esperar en la posibilidad de la magia para hacer mi sueño realidad. En ves, tengo el poder para hacer peticiones de lo que quiero claramente y directamente. Esta es una realización increíble, después de dudar de mí mismo durante tanto tiempo. Y ahora, supongo que tengo que admitir que después de todo, mi poder se siente un poco como magia.